es
96 394 21 68 - 96 287 24 37 info@drpuig.com
es
96 394 21 68 - 96 287 24 37 info@drpuig.com

¿Qué hacer para no tener los pechos caídos? Las causas y soluciones

pechos caidos causas y soluciones

¿Por qué tengo los pechos caídos?

Los pechos caídos cuyo término médico es ptosis mamaria, se producen de forma natural con el paso de los años. No obstante, existen  otras causas o factores que pueden provocar la caída de los pechos.

Esto es lo que tienes que conocer sobre los factores o causas de la ptosis mamaria, la prevención y las posibles medidas de prevención y soluciones para el tratamiento de las mamas caídas.

¿A qué edad empiezan a caerse los pechos?

No existe una edad a partir de la cual los pechos comienzan a caerse. Una paciente de veintitantos años puede ver como sus senos se descuelgan, mientras que otra de 40 años puede seguir teniendo los pechos firmes.

Hay muchas causas y factores que favorecen la flacidez de los tejidos mamarios, y cada mujer puede sufrirlo en un momento diferente de su ciclo vital. No obstante en todos los casos, la edad es un factor que tiene gran importancia en todos los casos.

¿Por qué tengo los pechos caídos?: las causas

Los ligamentos de Cooper se encargan de levantar y sujetar tus pechos en su posición natural. Conforme vamos envejeciendo, estos ligamentos se estiran, perdiendo parte de su función de sujeción y haciendo que las mamas se vean afectadas por la gravedad y caigan.

La piel suelta o flácida y una disminución progresiva de su elasticidad, dan como resultado una mayor facilidad para que los pechos se vayan descolgando y tengan el aspecto de desinflados.

Hay muchas otras cosas que pueden influir en el momento en que se producen estos cambios, así como en el grado de caída que experimentes.

Estas son algunas de las causas de los pechos caídos.

  • Envejecimiento y Caída de los pechos con la edad.

La edad acaba por alcanzar a todo el mundo. Por desgracia, la flacidez en los pechos es una parte normal del proceso de envejecimiento, especialmente después de la menopausia, cuando los cambios hormonales

  • Menopausia y cambios hormonales.

Los cambios hormonales que se producen durante la menopausia afectan a la estructura y el volumen del tejido mamario. También como consecuencia de la falta de estrógenos y los embarazos múltiples, pueden provocar la caída de los tejidos.

  • Falta de colágeno y elastina.

A medida que envejecemos, nuestra piel pierde su elasticidad porque los ligamentos que componen el tejido mamario empiezan a estirarse, y de ahí la caída de los senos. Además, nuestra piel pierde su elasticidad debido a la deficiencia de colágeno y elastina -que hacen que la piel sea firme y joven-, lo que da lugar a unos pechos caídos.

  • Índice de masa corporal.

Las mujeres con un índice de masa corporal (IMC) más alto tienden a tener los pechos más grandes y caídos que las mujeres con un IMC más bajo.

  • Ejercicio sin apoyo.

El ejercicio que implica un gran movimiento de los pechos ejerce una tensión adicional para los ligamentos mamarios. Si los pechos, especialmente los grandes, no tienen un soporte adecuado, se produce un estiramiento de los ligamentos y la caída de los pechos.

  • La genética

La herencia y los genes que recibes de tu familia influyen en el tamaño y la forma de tus pechos, la fuerza de los ligamentos de Cooper y tu peso corporal.

  • La acción de la gravedad

La gravedad tira de tus pechos hacia abajo y estira los ligamentos de tus pechos.

  • Número de embarazos

Cuantos más hijos tengas, más se estirarán la piel y tejidos mamarios de tus pechos.

  • Volumen, peso y forma de tus pechos

Los pechos con menor tamaño o volumen y por tanto peso, y con la parte inferior más redonda, mantienen su posición mejor que aquellos que tienen mayor volumen y son más estrechos. Los pechos más grandes tienen mayor facilidad para caerse que los pechos más pequeños.

  • Fumar: tabaquismo

Fumar hace que la piel pierda elasticidad, por las mujeres fumadoras son más propensas a desarrollar pechos caídos.

El tabaquismo puede agravar los senos caídos porque acelera el proceso de envejecimiento. La elasticidad de la piel de nuestro cuerpo se debe a las fibras de elastina. Cuando fumamos, los carcinógenos que existen en el humo producido por los cigarrillos, rompen la elastina de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, la pérdida de elastina causada por el tabaquismo afloja el tejido mamario y, antes de envejecer, nos enfrentamos a la flacidez de los senos.

  • Aumento y pérdida de peso

Los cambios de peso bruscos ya sean aumentos o pérdidas, de forma rápida alteran la forma de tus mamas y producen estiramientos y encogimientos de la piel, que se traducen en flacidez y descolgamiento.

  • Quemaduras solares

Las quemaduras de sol pueden ser otra causa de la caída de los senos debido al daño de la piel provocado por los rayos ultravioleta y la pérdida de elasticidad.

¿Qué hacer para tener unos pechos duros y firmes?

Utiliza un sujetador adecuado, bien ajustado y cómodoDado que existen múltiples causas que pueden dar lugar al estiramiento de la piel y la flaccidez en tus pechos, no se puede prevenir completamente la aparición de cierto descolgamiento y flacidez.

Cuando sabemos por qué ocurre algo, podemos intentar eliminar las causas hasta cierto punto. No podemos evitar el envejecimiento, pero sí podemos, por ejemplo, evitar fumar.

También hay algunas medidas que podemos tomar para retrasar el proceso de envejecimiento y mantener el tejido mamario más sano, evitando unos senos flácidos y descolgados.

  • Bebe mucha agua

Mantén tu piel sana e hidratada para intentar conservar su elasticidad.

  • No fumes: deja el hábito de fumar

El tabaquismo y la absorción de nicotina pueden provocar muchos problemas de salud. Además los productos químicos de los cigarrillos, así como la propia nicotina, pueden provocar la caída de los pechos al descomponer la elastina de la piel.

Por lo tanto, hay una forma sencilla de mantener la elastina responsable de mantener la piel tensa en tu cuerpo: dejar de fumar.

  • Mantén un peso saludable.

Lleva una dieta equilibrada, haz un poco de ejercicio e intenta no ganar ni perder peso. En caso de que quieras hacerlo, hazlo de forma gradual.

Cuando hablamos de fluctuaciones de peso, no nos referimos a ligeras subidas o bajadas de peso; no supondrán un riesgo de caída prematura de los senos. Pero tenga en cuenta que las fluctuaciones extremas de peso sí que provocarán una caída prematura de los senos.

De hecho, a medida que envejecemos, nuestro metabolismo se ralentiza y corremos el riesgo de sufrir cambios de peso extremos causados por el envejecimiento. Por lo tanto, es muy importante que intentemos mantener un peso estable.

Lo único que debes hacer es mantener un peso estable y saludable. Esto puede evitar que tus pechos se caigan y hacerlos más firmes.

  • Mantén una postura adecuada

Cuando te encorvas aumentas el efecto que la gravedad tiene sobre tus pechos. Mantener una postura adecuada en la que la espalda está recta y los hombros echados hacia atrás, te ayudará a mantener tus pechos en su posición.

  • Utiliza un sujetador adecuado, bien ajustado y cómodo

Debes proporcionar un soporte adecuado a tus pechos. Para ello, debes usar el tipo y la talla de sujetador adecuados. No importa lo pesados que sean tus pechos, un sujetador cómodo y de la talla adecuada puede hacer el trabajo.

La elección de los sujetadores adecuados elimina el dolor de pecho y el riesgo de flacidez prematura, causada por unos pechos sin sujeción.

Esto es especialmente necesario cuando haces ejercicio, por ejemplo cuando haces footing. Para reducir el movimiento de los pechos durante el entrenamiento, debes llevar un sujetador deportivo con amplia sujeción.

La razón por la que debes prestar atención al movimiento de los pechos durante el deporte es que puede provocar estiramientos y flacidez.

  • Evita las quemaduras solares

Intenta convertir el uso de la protección solar en un hábito diario. Uno de los daños que suelen causar los rayos UV es la reducción del colágeno en la piel. De hecho, el proceso de producción de colágeno se ralentiza a partir de los 20 años.

Si te expones al sol durante periodos prolongados, por ejemplo si acostumbras a tumbarte en camas de bronceado en interiores, corres el riesgo de un envejecimiento prematuro en tu piel y, por tanto, en tus pechos. Por eso te aconsejamos que te pongas crema solar para proteger tu piel de la luz del sol.

  • Mantén tus niveles de estrógenos alto

El nivel de la hormona estrógeno desciende a medida que envejeces, sobre todo después de la menopausia. Esto puede ocurrir al mismo tiempo que la disminución del colágeno de los tejidos.

Por lo tanto, te sugerimos que consultes a un médico para que te haga una prueba hormonal y para que te indique la manera de aumentar los niveles de estrógeno.

  • Evita los embarazos frecuentes.

Otros consejos para prevenir la flacidez de los senos son evitar los embarazos frecuentes, ya que el embarazo tiene un efecto directo en la flacidez de los senos.

  • Fortalece tus pectorales.

Además, intenta realizar algunos ejercicios para los músculos pectorales, que pueden ayudarte a mantener los pechos firmes y en buena forma.

Conclusión sobre los consejos para evitar unos pechos caídos

Hemos mencionado muchas razones para la caída de los senos, tales como el envejecimiento, el uso de un sujetador inadecuado, o no usar un sujetador en absoluto…

Ten en cuenta que, algunos de estos no son factores por los que debas preocuparte, como la lactancia materna, el uso de un sujetador, o no usar uno.

Los principales factores por los que debes preocuparte son el envejecimiento normal, el embarazo, el tabaquismo y las hormonas, que pueden ser manejadas de diferentes maneras para que puedas mejorar la firmeza de tus senos.

Si has intentado por todos los medios corregir la flacidez de tus senos sin éxito, una mastopexia o elevación de pecho con o sin prótesis te ayudará a recuperar unos pechos más jóvenes y turgentes.