es
96 394 21 68 - 96 287 24 27 info@drpuig.com
es
96 394 21 68 - 96 287 24 27 info@drpuig.com

Caminar es bueno para su salud

beneficios caminarCaminar es muy beneficioso para la salud. Previene los infartos, el estrés, alivia y evita la ansiedad y sirve para quemar calorías. En general, andando se trabaja la musculatura de las piernas, del abdomen y del tórax. Es muy beneficioso para el corazón y los pulmones, y ayuda a revitalizar el hígado y el páncreas. Es casi una medicina para el corazón, lo que le convierte en un deporte ideal para practicar por los hipertensos. Si se está siguiendo una dieta alimenticia, realizar buenas caminatas ayuda a eliminar la sensación de hambre.

Los estudios demuestran que caminar a paso ligero es tan eficaz como los antidepresivos en los casos leves o moderados de depresión; la liberación de endorfinas ayuda a sentirse bien y reduce el estrés y la ansiedad. Una caminata a paso ligero es uno de los mejores energizantes naturales que existen, ya que se aumenta la circulación y el suministro de oxígeno a todas las células del cuerpo, ayudando a que la persona se sienta más despierta y viva.

Las personas mayores que caminan nueve kilómetros o más por semana son más propensas a evitar la contracción del cerebro y preservar la memoria a medida que pasan los años. La demencia afecta a una de cada 14 personas mayores de 65 años y a uno de cada seis cuando se superan los 80.

Hay que ser constante al caminar

Es fundamental seguir una rutina estricta, andar a la misma hora cada día y respetar esa salida como si de otra actividad diaria se tratase. Con ello se conseguirán buenas dosis de relajación y tranquilidad, aliviando la ansiedad. Pero no te olvides de que hay que andar con cabeza:

  • Usa un buen calzado, evita los tacones demasiado altos, las suelas de madera o plástico. Las suelas más indicadas son las de cuero o goma.
  • Lo ideal es caminar al aire libre antes que en una cinta en el gimnasio.
  • Hay que andar una hora al día a un buen ritmo. No te olvides de tomar líquidos antes y después del esfuerzo.
  • Evita los paseos rápidos después de comer. En ese momento conviene dar un paseo tranquilo. No se debe realizar una actividad intensa mientras digerimos los alimentos
  • Aprovecha la caminata y hazlo con una buena postura: espalda bien recta, sin dar sensación de rigidez, poniendo los pies paralelos, pisando el suelo con el talón y balanceando bien los brazos con movimientos opuestos a las piernas.

 

En los pies tenemos un gimnasio natural, económico, muy sano y que aporta innumerables influencias positivas sobre la salud psicofísica de todos los que lo practican. Solo hay que decirse, ponerse en marcha y caminar.

Para conseguir más información sobre hábitos saludables no dudes en contactarnos, en nuestra clínica somos especialistas en tratamientos de adelgazamiento y nutrición Julio Puig

Leave a Reply