es
96 394 21 68 - 96 287 24 27 info@drpuig.com
es
96 394 21 68 - 96 287 24 27 info@drpuig.com

Alopecia y tratamientos capilares

alopecia julio puig

alopecia julio puigEl estrés, una alimentación deficiente, una higiene incorrecta… son algunos de los factores que inciden en la falta de vitalidad y caída del cabello, y que pueden desembocar en la alopecia. Habitualmente se pierden entre 60 y 100 cabellos diarios, pero si notamos que la pérdida es mucho mayor, que el pelo se vuelve más fino de lo normal y que la caída se produce de manera prolongada (más de seis semanas), entonces lo mejor es ponerse en manos de profesionales para someterse a tratamientos capilares.

Tipos de alopecia:

Existen distintos tipos de alopecia y también hay diferentes factores que pueden originar la pérdida del cabello: estrés, trastornos inmunológicos, trastornos endocrinos, mala alimentación, problemas del cuero cabelludo (exceso de caspa o grasa). En general, podemos dividir la alopecia en dos grandes grupos: alopecias reversibles e irreversibles, siendo la más frecuente entre estas últimas la alopecia androgenética.

Las primeras suelen estar ocasionadas por los factores antes descritos y, normalmente, son temporales y reversibles, ya que una vez eliminada la causa que las ocasionan se termina también con el problema. Además pueden aparecer en cualquier etapa de la vida coincidiendo, claro está, con el factor que la produce y la pérdida de cabello se puede manifestar$ a modo de placas o de manera uniforme.

Por su parte, la alopecia androgenética suele ser hereditaria, es decir, su origen es genético y está relacionado con las hormonas y, la pérdida capilar es inexorable y sólo se frenará con un  tratamiento médico adecuado. Suele manifestarse primero en la zona superior de la cabeza y en la coronilla y es más común entre los hombres, sobre todo, en aquellos que tengan antecedentes familiares de calvicie.

Tratamientos para frenar la caída del cabello:

Es imprescindible que el médico realice una exhaustiva exploración del pelo y del cuero cabelludo que, combinado con el resultado de un análisis de sangre, permitirá determinar el origen del problema y el mejor tratamiento.

Los tratamientos capilares utilizan la más moderna tecnología láser para reactivar el riego sanguíneo y favorecer la renovación celular. Además, su acción se puede potenciar con la aplicación de infiltraciones capilares que aportan un complejo vitamínico y un activador de la circulación local, que actúan directamente sobre el cuero cabelludo, regenerando los tejidos, con lo que se consigue frenar el proceso de pérdida de cabello.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que una excesiva demora en poner una solución al problema, además de la caída del pelo, puede producir la atrofia de los folículos pilosos que perderán su capacidad para regenerarse.

Leave a Reply